¿Quién debe firmar el contrato de alquiler?

Publicado el

Cuando existe una pluralidad de partes en un contrato de alquiler, puede surgir la duda de quién debe firmarlo.

Aunque pueda parecer una cuestión sencilla, en la práctica  encontramos situaciones en las que se pueden generar dudas acerca de quién debe firmar el contrato de arrendamiento.

En un alquiler encontramos dos partes bien diferenciadas, como son el arrendador y el arrendatario. No obstante, dentro de estas dos posiciones pueden aparecer varias personas, representantes, personas jurídicas, etc.

En este artículo analizamos todas las situaciones posibles que pueden darse a la hora de firmar un contrato de alquiler. Te lo explicamos:

1.- Arrendador y/o arrendatario persona física.

Esta es la situación más habitual que nos encontramos en la mayor parte de los alquileres. Un arrendador, persona física, alquila un inmueble a un arrendatario persona física.

En este caso, ambas partes deben firmar el contrato, plasmando sus datos personales (DNI, domicilio a efecto de notificaciones, teléfono, email…) y firmando el documento en todas sus hojas, para mayor seguridad jurídica.

Si alguna de las partes, arrendador o arrendatario, está compuesta por varias personas, entonces por norma general deberán firmar todas el contrato. Ahora bien, existen ciertas situaciones excepcionales.

Tanto en el caso de arrendadores como de arrendatarios, es posible que una de las personas firme en nombre de las demás de su categoría, siempre y cuando esté debidamente apoderado para ello. Si no existe esa representación autorizada, entonces cada arrendador o cada inquilino deberá firmar por sí mismo el contrato.

En el caso de que se quiera otorgar representación para que una persona firme en nombre de otra, puede hacerse mediante documento privado o mediante poder notarial, siendo esta segunda opción la más recomendable por su seguridad jurídica.

Igualmente, en el caso de pluralidad de arrendadores, se permite que firmen el contrato de arrendamiento los copropietarios que tengan la mayoría de la propiedad del inmueble, incluso aunque haya copropietarios que no quieran alquilar. Así lo establece el artículo 398 del Código civil. Ahora bien, en este caso solamente se podrá alquilar por un plazo máximo de 6 años, salvo que se otorgue por los demás copropietarios un poder especial para ello.

firmar

2.- Arrendador y/o arrendatario persona jurídica.

Esta situación, aunque es menos habitual, también es frecuente en la práctica puesto que existen muchas sociedades que gestionan patrimonio inmobiliario y formalizan contratos de arrendamiento con otras personas jurídicas o con particulares personas físicas.

En el caso de que alguna de las partes sea una persona jurídica, habrá que indicar en el contrato el nombre o razón social de la misma, su NIF, el domicilio a efecto de notificaciones y, además, habrá que identificar, con los mismos requisitos vistos para las personas físicas, a la persona que firma en representación de la persona jurídica, indicando igualmente en qué condición firma, es decir, si lo hace como administrador o si lo hace como apoderado (necesitando para ello un poder específico).

Hay que tener en cuenta que con quien se está firmando el contrato es con una persona jurídica, aunque firme un representante de ésta. Por tanto, en caso de tener que reclamar responsabilidades a la otra parte, se tendrán que exigir a la persona jurídica y no al firmante persona física.

En caso de que la persona jurídica sea la parte arrendataria, es interesante que el arrendador exija garantías adicionales (además de la fianza) por las posibles responsabilidades en que pueda incurrir la parte arrendataria (principalmente el impago de alquiler).

Lo más aconsejable sería exigir que el firmante (representante o administrador de la persona jurídica), u otras personas, avalen las obligaciones de la parte arrendataria (de la empresa, en este caso).

garantia

3.- Responsabilidades de los firmantes.

Cuando el arrendador y el arrendatario son personas físicas individuales, entonces el régimen de responsabilidades es muy sencillo, ya que cada parte asume sus propios actos en relación al contrato de arrendamiento suscrito.

En cambio, cuando alguna de las partes, principalmente la parte arrendataria, está compuesta por varias personas físicas, entonces es muy aconsejable determinar, para evitar problemas judiciales futuros, si responden frente al arrendador por el total de las deudas generadas (responsabilidad solidaria) o sólo por su cuota de participación como coinquilino (responsabilidad mancomunada).

Lo más recomendable es exigir la responsabilidad solidaria, puesto que así el arrendador podrá dirigirse contra uno de ellos de manera indistinta para exigir el total de la deuda.

Por último, en el caso de que la parte arrendataria sea una persona jurídica, tal y como decíamos antes lo apropiado sería exigir que el o los firmantes (representantes de la persona jurídica), u otras personas, avalen las obligaciones de la parte arrendataria, es decir, de la empresa arrendataria.

Este aval puede ser solidario o mancomunado, como ya hemos mencionado para el caso de las personas físicas. En caso de ser solidario, el avalista responderá del total de las deudas contraídas por la persona jurídica. Y en el caso de ser mancomunado, cada coavalista responde por su cuota de participación en el aval.

4.- Preguntas frecuentes.

 ¿Qué datos de las partes deben constar en el contrato de alquiler?

Las partes, arrendadora y arrendataria, deben quedar perfectamente identificadas, ya sean personas físicas o jurídicas. Deberá indicarse el NIF, domicilio y, en su caso, persona que las representa.

 ¿Si hay varios arrendatarios, puede uno de ellos firmar en nombre de los demás?

Cualquiera de los arrendatarios puede firmar en nombre de los demás siempre y cuando esté debidamente apoderado para realizar dicho acto.

 ¿Las personas jurídicas pueden firmar un contrato de alquiler?

Por supuesto, las personas jurídicas podrán suscribir un contrato de alquiler, siendo representadas por su administrador u otra persona debidamente apoderada para realizar dicho acto.

 Si somos varios inquilinos, ¿qué responsabilidad tenemos frente al arrendador?

Lo más recomendable es establecer en el contrato que, en caso de pluralidad de inquilinos, la responsabilidad sea solidaria y no mancomunada, puesto que así el arrendador podrá dirigirse indistintamente contra uno de ellos por la totalidad de las deudas contraídas. No obstante, en caso de que nada se diga, la regla general es la mancomunidad.

 ¿Es necesario contar con abogado para formalizar un contrato de arrendamiento?

Es recomendable, aunque no es necesario. Formalizar un contrato de arrendamiento de una manera segura es la clave para luego evitar problemas jurídicos futuros. Si estás pensando en arrendar un inmueble, en DESAHUCIADOR.com ofrecemos servicio de redacción de contratos por parte de abogados expertos en arrendamientos que sabrán cómo asesorarte convenientemente.

→ CONSULTA GRATUITA CON UN ABOGADO ESPECIALISTA

En DESAHUCIADOR.com te brindamos la posibilidad de consultar con un abogado especializado en desahucios de manera totalmente gratuita.

Déjanos tu consulta rellenando el formulario y te responderemos en un plazo máximo de 48 horas*.

⇨ TU NOMBRE*

⇨ PRIMER APELLIDO*

⇨ SEGUNDO APELLIDO*

⇨ TU CORREO ELECTRÓNICO*

⇨ TU TELÉFONO*

⇨ TU CONSULTA*

*El plazo de 48 horas fijado para dar respuesta a la consulta se entenderá en días laborables, no contando fines de semana ni festivos.